4 Pasos para Negociar un Contrato, con Estilo

pasos para un contrato

Un error común, es devaluar al contrato.

No te lo decimos porque seamos abogados y necesitamos comer, de hecho, bastante tenemos con que en ocasiones los contadores hagan trabajo que debería hacer un abogado.

De hecho, no todo necesita regularse mediante contrato. Evidentemente se debe hacer una evaluación de los riesgos que implica una operación para analizar si es necesario un contrato escriturado.

Digo escriturado, porque los contratos por regla general no necesitan escrituración, bastando el acuerdo de voluntades.

Si vas a comprar un timbre de goma, no necesitamos un contrato de 10 páginas. El “contrato”, en ese caso, es la simple boleta. 

Similar con los taxis. Yo me subo, le pago, me lleva a mi destino. No necesitamos firmar un contrato.

Así las cosas, ¿Cuándo se aconseja escritura el contrato? La ley nos da un parámetro en el código civil, que señala: 

Deberán constar por escrito los actos  o contratos que contienen la entrega o promesa de una  cosa que valga más de dos unidades tributarias

Art. 1710. Código Civil

Asi es que por un tema probatorio, las obligaciones sobre cerca de 90.000 pesos, deberían estar escrituradas.

Esto suele ignorarse por algo bien práctico. Nadie va a juicio por $90.000 pesos. El juicio en si es muchísimo más caro. 

¿Cuánto cuesta un juicio en promedio? Cualquier juicio que busque el cumplimiento de un contrato o pago por servicios, por lo menos, debería estar costando cerca de $800.000 entre abogados y gastos del juicio.

¿Quiere decir esto que solo hagas los contratos si el monto es mayor al doble de ese cosa que salga rentable en juicio? No.

Esto porque hacer un contrato tiene una carga que inconscientemente, quizás, incrementa las posibilidades de que te cumplan con las condiciones de ese contrato, por lo que es menos probable llegar a juicio.

Ademas, como imagen, será bien visto por tus clientes el hecho de que envíes contratos por cada operación. Te verán como una empresa seria y confiable.

Vamos con lo prometido

Tratativas preliminares

Se entiende por tratativas preliminares a aquellas conversaciones que se tienen entre las partes, en las cuales, se presenta la postura que tienen ambas frente a un tema en específico y se realizan los primeros acercamientos de posiciones intentando llegar a acuerdos para celebrar un contrato definitivo.

En esta etapa es posible llegar a diversos acuerdos, en especial a los de confidencialidad que proteja especialmente la información sensible compartida entre las partes. Pudiendo así, en caso de que una de las partes incumpla con estos acuerdos, generar una responsabilidad pre contractual, pudiendo solicitar la reparación de posibles daños.

La Oferta

Nos encontramos frente a una oferta cada vez que una de las partes realiza una propuesta concreta a la otra, teniendo la posibilidad de responder a ella por medio de su aceptación o rechazo.

Cuando la parte que debe aceptar o rechazar la oferta, modifica alguno de los términos de ella, automáticamente se genera una nueva oferta.

Es importante señalar que quien emite una oferta debe hacerse responsable de su ofrecimiento, no pudiendo retractarse de manera intempestiva ya que hay tiempos y momentos para arrepentirse, no puedo ser en simples palabras cuando el ofertante quiera. Esto podría generar el deber de indemnizar a la contraria.

Señalado lo anterior, diremos que quien propone la oferta puede arrepentirse en el tiempo intermedio, esto es entre la oferta y la aceptación.

Ahora bien, si se hubiese comprometido a esperar contestación antes de hacer una contraoferta, tendrá la obligación de esperar hasta que ese hecho ocurra.

¿Por que hay que ser tan cuidadoso con retirarse intempestivamente de negociaciones sobre un contrato?

Por que se entiende que, al momento de enviar la oferta, el posible aceptante al considerar la oferta ha dejado de lado otras oportunidades de negocios, muchas veces quizás rechazándolas, por tener la intención de aceptar y contratar con las oferta enviadas, por lo que si el ofertante se arrepiente sin respetar los acuerdos de, por ejemplo, esperar por un determinado tiempo y ese plazo aún no se completa, o si se ha comprometido a esperar una respuesta y está aún no se ha recibido, causaría un evidente perjuicio al contratante.

Pondremos un ejemplo:

Camila envía una oferta de contrato a Sebastián, y Sebastián decide considerar la propuesta de Camila, ya que le parece conveniente para sus negocios

Así Sebastián rechaza las ofertas de Juan y Pedro, por dar prioridad a la de Camila, y esta sin aviso se arrepiente de manera expresa y oportuna y revoca la oferta.

En este caso Camila podría tener que indemnizar a Sebastián por los gastos que hubiere realizado y los daños y perjuicios sufridos por responsabilidad pre contractual (o in contraendo, en latin).

Ahora en el mismo ejemplo pongámonos en el caso de que Camila no se retractó de manera oportuna, puesto que Sebastián ya había aceptado la oferta

Este arrepentimiento de Camila, no produce efectos jurídicos, por lo que Camila deberá cumplir con la contrato propuesto o bien Sebastián podrá demandarla por incumplimiento de contrato.

La Aceptación

Una vez que el receptor de la oferta, recibe y acepta la propuesta sin tener reservas, reparos o querer modificarla, se da origen al consentimiento.

En muchos de los contratos, basta la aceptación para dar origen a los términos del contrato, sin ninguna formalidad.

Por ejemplo al tratarse de contratantes que están separados por grandes distancias territoriales, bastaría un correo electrónico para dar origen a la relación jurídica entre ellos.

Lo importante, como te dijimos al comienzo, es que un contrato, es un acuerdo de voluntades, que generalmente no requiere escrituración. Si puedes probar que tu ofreciste A a cambio de B, entonces tienes un contrato que en juicio no te dará problemas

Cierre del Negocio

Esta etapa es excepcional, y solo se presenta en aquellas ocasiones en las que no basta el solo consentimiento de las partes, es decir, en las que se requieren formalidades para el perfeccionamiento, como por ejemplo en los casos en que se requiera el traspaso de bienes inmuebles, donde por ley el contrato debe ser si o si escriturado mediante escritura pública.

Conclusiones

Podemos concluir,  que resulta muy importante tener conocimiento de las etapas previas a la formación de un contrato, puesto que facilitan el proceso de acuerdos.

Ahora, sin perjuicio de todo, si puedes escritura un contrato, hazlo, pues además del tema de las “2 UTM”, del tema probatorio en juicio y del tema de la imagen que te permite proyectar, nos dan la claridad de que debemos o no hacer

También tener ojo en estas etapas de negociación, porque efectivamente se pueden generar responsabilidades civiles.

Para una próxima publicación te contaremos sobre que contenidos mínimos estructurales debería tener un buen contrato.

¿Qué experiencias has tenido con contratos? Déjanos un comentarios y te enviaremos nuestro feedback.

¿Necesitas Contratar Nuestros Servicios?

Envíanos un mensaje y trabajemos tu solución

abogado