Negligencia médica: Diagnóstico de SIDA erróneo

negligencia médica

Se debe indemnizar el daño moral ocasionada al actor, pues el hecho de haberse consignado erróneamente en la ficha clínica el diagnóstico de Sida

y comunicado a éste que padecía de dicho síndrome, le provocó una aflicción.

Doctrina:

1.- Se casa de oficio la sentencia, por cuanto del examen de la sentencia de segundo grado, confirmatoria de la de primera instancia, aparece que carece de los fundamentos que sustenten la decisión adoptada. En efecto, la sentencia impugnada mantuvo los considerandos de la de primer grado, que no se pronunció acerca del oficio agregado, suscrito por el Director (S) del Hospital por el que remitió el informe médico, documento que permite establecer que el problema de lenguaje que aqueja al actor es consecuencia de los trastornos neurológicos que ha presentado y no de la falta de servicio en que incurrió la demandada,.

2.- Con la prueba testimonial y pericial rendida en autos consta que el hecho de haberse consignado erróneamente en la ficha clínica del actor el diagnóstico de Sida y comunicado a éste que padecía de dicho síndrome, informándosele sólo horas más tarde del error en cuestión, le provocó una aflicción, un daño moral que debe ser indemnizado. En efecto, declararon los testigos estableciéndose que la noticia del diagnóstico errado causó en el demandante una depresión, lo que es corroborado por el informe pericial.

3.- Cabe señalar que en lo que dice relación con la dificultad que el actor presenta para hablar, que tanto los testigos como la perito suponen como efecto o consecuencia de la situación vivida por éste al ser informado erróneamente del diagnóstico de Sida, ella se debe a una hemorragia talámica izquierda tipo hipertensiva que motivó la hospitalización de éste en el centro asistencial en que ocurrió la falta de servicio.

Fallo:

Santiago, 6 de noviembre de 2012. Vistos:

En estos autos rol Nº 1013-2011, juicio ordinario de indemnización de perjuicios por falta de servicio, caratulados “Fernández Flores Pedro con Servicio de Salud Viña del Mar Quillota”, se resolvió por la sentencia de primera instancia acoger la demanda intentada y condenar al Servicio de Salud Viña del Mar Quillota a pagar al actor una indemnización de $40.000.000 (cuarenta millones de pesos) por el daño moral que le causare como consecuencia de la falta de servicio en que incurrió al consignarse erróneamente en su ficha clínica, mientras se encontraba hospitalizado en el Hospital Gustavo Fricke de Viña del Mar, que padecía Sida en circunstancias que tal diagnóstico correspondía a otro paciente.

La Corte de Apelaciones de Valparaíso conociendo de los respectivos recursos de apelación interpuestos confirmó la sentencia de primer grado con declaración, rebajando el monto de la indemnización a la suma de $20.000.000 (veinte millones de pesos).

Contra esta última sentencia la parte demandada dedujo recursos de casación en la forma y en el fondo.

Se trajeron los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que al conocer este tribunal del presente asunto por la vía de los recursos de casación interpuestos, encontrándose el proceso en estado de acuerdo, ha advertido de los antecedentes que la sentencia que se ha impugnado podría adolecer de un posible vicio de aquellos que dan lugar a la casación en la forma y respecto de los cuales el artículo 775 del Código de Enjuiciamiento en lo Civil autoriza para proceder de oficio.

Segundo: Que el artículo 768 del Código de Procedimiento Civil establece:”El recurso de casación en la forma ha de fundarse precisamente en alguna de las causas siguientes:.N°5 En haber sido pronunciada (la sentencia) con omisión de cualquiera de los requisitos enumerados en el artículo 170 “. Por su parte, esta última disposición señala que “Las sentencias definitivas de primera o de única instancia y las de segunda que modifiquen o revoquen en su parte dispositiva las de otros tribunales, contendrán:… 4° Las consideraciones de hecho o de derecho que sirven de fundamento a la sentencia”.

Tercero: Que del examen de la sentencia de segundo grado, confirmatoria de la de primera instancia, aparece que carece de los fundamentos que sustenten la decisión adoptada. En efecto, la sentencia impugnada mantuvo los considerandos de la de primer grado, que no se pronunció acerca del oficio agregado a fojas 271, suscrito por el Director (S) del Hospital Dr. Gustavo Fricke de Viña del Mar por el que remitió el informe médico realizado por el neurólogo de ese centro asistencial, sr. Kristo Gasic, que fuera solicitado por resolución que rola a fojas 263, informe que se refiere a la situación médica del demandante y a las secuelas o consecuencias de ésta, en el que se indica que se trata de un paciente con factores de riesgo cerebro-vascular claros, que ha presentado dos eventos calificantes, los años 2003 y 2005, uno de los que afectó su área de lenguaje aunque en forma leve, documento que permite establecer que el problema de lenguaje que aqueja al actor es consecuencia de los trastornos neurológicos que ha presentado y no de la falta de servicio en que incurrió la demandada, como lo alegó en su libelo y lo afirmaron los testigos cuyos dichos consideró el fallo de primer grado, confirmado por el de segunda instancia, para establecer la existencia del daño moral.

Cuarto:Que de lo expresado anteriormente se advierte que la sentencia carece de consideraciones que le sirvan de fundamento, circunstancia que configura el vicio de casación formal contemplado en el N°5 del artículo 768 del Código ya citado.

Quinto: Que lo anteriormente expuesto autoriza a esta Corte, al no existir otro medio idóneo para corregir la deficiencia procesal comprobada, para casar de oficio la sentencia de segundo grado por adolecer del vicio que se hizo notar.

De conformidad, asimismo, con lo que disponen los artículos 764 , 765 , 766 , 775, 786 y 806 del Código de Procedimiento Civil, se declara que se casa de oficio la sentencia de dieciséis de noviembre del año dos mil diez, escrita a fojas 332, la que por consiguiente es nula y se la reemplaza por la que se dicta a continuación.

Atendido lo resuelto, es innecesario pronunciarse sobre los recursos de casación en la forma y en el fondo deducidos en lo principal y primer otrosí de la presentación de fojas 333 respectivamente.

Regístrese.

Redacción a cargo del abogado integrante Sr. Piedrabuena.

Rol Nº 1013-2011.-

Pronunciado por la Tercera Sala de esta Corte Suprema integrada por los Ministros Sr. Sergio Muñoz G., Sr. Héctor Carreño S., el Ministro Suplente Sr. Carlos Cerda F., y los Abogados Integrantes Sr. Guillermo Piedrabuena R., y Sr. Arturo Prado P. No firman, no obstante haber concurrido al acuerdo de la causa, el Ministro señor Carreño por estar con permiso y el Ministro señor Cerda por haber terminado su periodo de suplencia. Santiago, 06 de noviembre de 2012.

Autoriza la Ministra de Fe de la Excma.Corte Suprema.

En Santiago, a seis de noviembre de dos mil doce, notifiqué en Secretaría por el Estado Diario la resolución precedente.

Santiago, 6 de noviembre de 2012.

De conformidad con lo que dispone el artículo 786 del Código de Procedimiento Civil, se procede a dictar la siguiente sentencia de reemplazo.

VISTOS:

Se reproduce la sentencia en alzada con excepción de los considerandos duodécimo y decimosexto, que se eliminan.

Y se tiene en su lugar y además presente:

1°) Que con la prueba testimonial y pericial rendida en autos consta que el hecho de haberse consignado erróneamente en la ficha clínica del actor el diagnóstico de Sida y comunicado a éste que padecía de dicho síndrome, informándosele sólo horas mas tarde del error en cuestión, le provocó una aflicción, un daño moral que debe ser indemnizado. En efecto, declararon los testigos Francisco Brito a fojas 113, Herta Salucci a fojas 115, Octavio Meyer a fojas 117,Juan Meyer a fojas 119, Myriam García a fojas 120, y Jania Valdivia a fojas 172 que la noticia del diagnóstico errado causó en el demandante una depresión, lo que es corroborado por el informe pericial que rola a fojas 244, que concluye que éste presenta un estado de ansiedad, impotencia e irritabilidad en el medio social como consecuencia de los hechos de autos. Cabe señalar sin embargo que en lo que dice relación con la dificultad que el actor presenta para hablar, que tanto los testigos como la perito antes señaladas suponen como efecto o consecuencia de la situación vivida por éste al ser informado erróneamente del diagnóstico de Sida, ella se debe a una hemorragia talámica izquierda tipo hipertensiva que motivó la hospitalización de éste en enero del año 2005 en el centro asistencial en que ocurrió la falta de servicio que nos ocupa, según consta del oficio agregado a fojas 271 suscrito por el neurólogo del Hospital Gustavo Fricke, Sr. Kristo Gasic Y.2°) Que el monto de la indemnización por el daño moral sufrido por el demandante ha de ser regulado prudencialmente por estos sentenciadores en la suma de $3.000.000 (tres millones de pesos).

Y visto además lo dispuesto en el artículo 186 del Código de Procedimiento Civil, se confirma la sentencia apelada de diecisiete de junio de dos mil diez, escrita a fojas 273, con declaración de que se reduce el monto de la indemnización por daño moral a la suma de $3.000.000 (tres millones de pesos), suma que se reajustará en la forma señalada en la sentencia de primer grado.

Regístrese y devuélvase con sus agregados.

Redacción a cargo del Abogado Integrante Sr. Piedrabuena.

Rol Nº 1013-2011.-

Pronunciado por la Tercera Sala de esta Corte Suprema integrada por los Ministros Sr. Sergio Muñoz G., Sr. Héctor Carreño S., el Ministro Suplente Sr. Carlos Cerda F., y los Abogados Integrantes Sr. Guillermo Piedrabuena R., y Sr. Arturo Prado P. No firman, no obstante haber concurrido al acuerdo de la causa, el Ministro señor Carreño por estar con permiso y el Ministro señor Cerda por haber terminado su periodo de suplencia. Santiago, 06 de noviembre de 2012.

Autoriza la Ministra de Fe de la Excma. Corte Suprema.

En Santiago, a seis de noviembre de dos mil doce, notifiqué en Secretaría por el Estado Diario la resolución precedente.

Si necesitas un abogado para una demanda de indemnizacion en Santiago de Chile, escríbenos al final de la página.

¿Necesitas Contratar Nuestros Servicios?

Envíanos un mensaje y cuéntanos tu problema.

abogado