Términos & Condiciones

Términos y condiciones

¿Necesitas Contratar Nuestros Servicios?

Comenzemos a trabajar en tu problema hoy

Es normal que cada vez que entras a una página web o descargas una aplicación, te encuentres con una pestaña o ventana con un título grande que enuncia “TÉRMINOS Y CONDICIONES DE USO”, que a su vez es acompañado por una serie de párrafos con letra pequeña que no tardamos en ignorar y simplemente los aceptamos haciendo “vista gorda” de su contenido.

¿En qué consistirán estas especies atípicas de contrato? ¿son realmente un contrato?¿quieres entregar un servicio a través de una página web y necesitas redactar uno?

Entre estas y otras preguntas, vamos a tratar de responder de manera que, en palabras sencillas, podamos definir y analizar brevemente en que consisten los términos y condiciones.

Especies atípicas de contratos

Ya es instintivo dar cuenta que este tipo de documento, si bien poseen una estructura similar a la de un contrato, no se presenta ante nosotros en la forma que comúnmente esperamos cuando nos hablan de un contrato propiamente tal, tampoco se parece al formato de contrato que podemos encontrar definido en nuestro Código Civil.

Como ya sabemos, al no tratarse de una figura típica, ¿Qué son entonces los términos y condiciones? Pues bien, se trata de “contratos electrónicos”, y el criterio para calificar un contrato como electrónico es, precisamente, la forma en la que se celebra, que es lo mismo que la manera en que se entiende formado el consentimiento.

¿Existirá en nuestra legislación alguna definición exacta de “contrato electrónico”?

La respuesta es no, pero podemos encontrar en la ley 19.799 sobre documentos electrónicos, firma electrónica y servicios de certificación de dicha firma, en su articulo número 2, lo que debemos entender por “electrónico”, a saber:

“a) Electrónico: característica de la tecnología que tiene capacidades eléctricas, digitales, magnéticas, inalámbricas, ópticas, electromagnéticas u otras similares; …”

Este enunciado, por su cuenta, no nos dice mucho en realidad, pero el mismo artículo anteriormente citado, en su letra d) se define lo que es un “documento electrónico”:

“d) Documento electrónico: toda representación de un hecho, imagen o idea que sea creada, enviada, comunicada o recibida por medios electrónicos y almacenada de un modo idóneo para permitir su uso posterior; …”

Aún esto nos deja algo colgados, sigue en pie nuestra interrogante del ¿por qué es un contrato? Ahora, si seguimos leyendo, nos daremos cuenta que en el artículo 3 de la misma ley, nos encontraremos con lo que los profesores de la Maza y Momberg denominan: “Principio de equivalencia”, observemos:

Artículo 3º: “Los actos y contratos otorgados o celebrados por personas naturales o jurídicas, suscritos por medio de firma electrónica, serán válidos de la misma manera y producirán los mismos efectos que los celebrados por escrito y en soporte de papel. Dichos actos y contratos se reputarán como escritos, en los casos en que la ley exija que los mismos consten de ese modo, y en todos aquellos casos en que la ley prevea consecuencias jurídicas cuando constan igualmente por escrito”.

Ahora que contamos con esta información, podemos esbozar una definición sobre el contrato electrónico de “Términos y Condiciones”

¿Qué son los Términos y Condiciones?

Los términos y condiciones, consisten en una serie de elementos que regulan la relación entre prestadores de servicios respecto al acceso y disposición de sus contenidos y los usuarios que interaccionan con dicho material. Los términos y condiciones de los distintos servicios son redactados de forma unilateral por el mismo dueño o titular de la página web o tienda online, sin que exista la posibilidad de que los usuarios de dichos servicios tengan la capacidad de negociar dichas disposiciones dado que se trata de contratos de adhesión.

Contratos por adhesión

Tal y como lo mencionamos en el párrafo anterior, al momento en que nos encontramos frente a un contrato electrónico de Términos y Condiciones de una tienda on-line o de un prestador de servicios en general, las disposiciones ya se encuentran establecidas por el dueño o titular de la página web, lo cual implica que, nosotros como usuarios, sólo tenemos la facultad de aceptar y seguir con nuestra navegación o simplemente desistir de ello, y es por la misma razón, que estos contratos electrónicos pueden entrar en la categoría de contratos por adhesión, en el sentido que da el artículo 1 número 6 de la Ley del Consumidor, es decir: “Aquel cuyas cláusulas han sido propuestas unilateralmente por el proveedor sin que el consumidor, para celebrarlo, pueda alterar su contenido”.

Función

Su funcionalidad radica en la entrega del “detalle” de las reglas que, los usuarios deben conocer y seguir para hacer uso de los servicios de la página a la cual están ingresando, ya que estas reglas son las que van a regir la relación contractual entre el usuario y el prestador de servicios web.

En suma, permiten al usuario conocer cuáles son las responsabilidades que el titular de la web asume respecto del servicio que presta, así como los derechos y obligaciones del usuario por acceder a los contenidos y utilizar los servicios que ofrece el prestador.

¿Son importantes?

En primer lugar, ya que se trata de la entrega de un producto y/o servicio, es necesario contar con la confianza de los clientes, es por eso que la importancia de estas disposiciones consta en la generación de confianza a los clientes, ya que mientras más conocimiento tenga el usuario de las condiciones del producto o servicio que se ofrecen, mayor será su confianza para realizar la transacción y/o adquisición a través de dicha página web.

Por otro lado, es relevante que exista una buena redacción de estas cláusulas, esto se explica a propósito de que en nuestro ordenamiento jurídico se exige que el usuario tenga conocimiento de las condiciones de contratación de un producto o servicio, entonces, una redacción poco clara o ambigua puede dar lugar a la imposición de una sanción por parte de un ente público.

Por lo anterior, es recomendable crear disposiciones que tengan un contenido claro, evitando pasajes inciertos u oscuros, ya que el usuario debe conocer y entender las reglas a las que se somete. Por ejemplo, algunas de las disposiciones que debiese contener este tipo de contrato electrónico son clausulas como aquellas relacionadas con la limitación de responsabilidad o los plazos de entrega del producto, o también las garantías que poseen los usuarios, con este tipo de enunciados será posible evitar futuros problemas como podrían ser reclamaciones o pleitos por malos entendidos al no especificarse de la forma más correcta dichas condiciones.

Contenido esencial en Clausulas de Términos y Condiciones

Como lo hemos recalcado a lo largo de este artículo, es necesario que la redacción de los contratos electrónicos de términos y condiciones, cuenten con una claridad indiscutible para evitar pleitos o conflictos con los usuarios de nuestras Apps o páginas web. Es por ello que, a continuación, procederemos a entregarte un listado de los tópicos claves que se deben contener en los términos y condiciones de una página web:

Identificación: Se debe incluir los datos de identificación del profesional o la empresa titular de la página web o tienda on-line.

Derechos de propiedad intelectual e industrial: Se debe señalar quién es el titular de los elementos que componen la página web, así como el tipo de licencias de uso que se otorgan a los usuarios sobre dichos elementos.

Pasos para contratar: Debe informarse al usuario de los pasos que debe seguir para poder adquirir los productos o servicios que se ofrecen, incluyendo los derechos que se le reconocen y las obligaciones que debe asumir.

Producto o servicio objeto del contrato: Debe establecerse de forma clara y precisa cuál es el producto o servicio que puede contratar el usuario a través de la web, además debe incluirse una descripción detallada de las características del producto o servicio a contratar.

Precios, duración y formas de pago: Debe señalarse si los precios incluyen los correspondientes impuestos, o si la compra está sometida a cargos adicionales como por ejemplo los gastos de envío. Si son contratos que se prolongan en el tiempo señalar el plazo de duración, así como especificar las formas de pago que tiene el usuario y las condiciones a las que se somete el pago de determinado producto o servicio.

Reglas de conducta: En el caso que sea necesario registrarse como usuario para disfrutar de los servicios que se ofrecen en la web deben establecerse las condiciones específicas de uso, los derechos que se le conceden a los usuarios registrados, así como las responsabilidades que asumirán si su conducta no es acorde con las reglas de comportamiento establecidas.

Responsabilidades: Es relevante que en la página web se establezca de forma precisa las responsabilidades que se asumen, así como las limitaciones de responsabilidad por posibles incidencias que existan.

Garantías: Es importante dar a conocer al usuario las garantías que tienen por la adquisición de un producto o servicio.
Debe tenerse en cuenta que en el caso de venta de productos tendrán que incluirse cláusulas que regulen cuestiones relacionadas a la responsabilidad por pérdida del producto, reembolsos de dinero y devoluciones.

Legislación aplicable y sistema de solución de conflictos: Resulta importante dar a conocer al usuario las normas que serán de aplicación a la relación contractual que se crea.

Otros: En caso de que se realicen ofertas y promociones deben incluirse las condiciones específicas que regirán para esa oferta o promoción.

¿Qué Normativa debe Tenerse en cuenta al Momento de Redactar dichas Condiciones?

Las normas que debemos tener en consideración al momento de redactar los Términos y Condiciones de nuestra página web o App, son las de las leyes especiales relativas a al comercio electrónico, la privacidad y protección de datos, así como las de propiedad intelectual e industrial, y por último pero no menos importante, la normativa en defensa de los consumidores.

Además, no debemos olvidar las reglas generales de los contratos contenidas en nuestro Código Civil. Por otro lado, es imperativo tener en cuenta las reglas específica que regulan los productos o servicios que se ofrecen a través de la página web.

¿Estás Decidido a Comenzar?

Visitanos Mañana Mismo

¿Necesitas Contratar Nuestros Servicios?

Comenzemos a trabajar en tu problema hoy