Prescripción de Deudas con Tesorería: Despídete De Esa Deuda

prescripcion de deudas con tesoreria
¿De Qué Hablaremos?
    Add a header to begin generating the table of contents

    Seguramente cada día te levantas con el peso de una deuda fiscal sobre tus hombros. Es como una sombra que te sigue a todas partes, recordándote constantemente tus obligaciones con la Tesorería.

    Es fácil sentirse abrumado, como si estuvieras atrapado en un laberinto sin salida, buscando una manera de liberarte de esta carga financiera.

    Ahora, imagina que existe una forma de quitarte ese peso, una solución que podría no solo aliviar tu carga sino también darte la oportunidad de empezar de nuevo. Esa luz es la Prescripción de deudas con Tesorería, un concepto legal que puede parecer distante y complicado, pero que en realidad representa una tabla de salvación para muchos.

    En este artículo, vamos a adentrarnos en el mundo de la prescripción de deudas con la Tesorería. Te mostraré cómo este mecanismo legal puede ser tu aliado en tiempos difíciles, cómo puede ofrecerte un nuevo comienzo.

    No estás solo en esta lucha, y hay caminos legales que pueden ayudarte a superar estas dificultades financieras. Sigue leyendo para descubrir cómo puedes utilizar la prescripción de deudas a tu favor, dándote la oportunidad de liberarte del peso de tus obligaciones fiscales y avanzar hacia un futuro más tranquilo y seguro.

    Marco Legal: Art. 197 del código tributario.

    Este artículo es una luz en la oscuridad para muchos. Establece que, bajo ciertas condiciones, las deudas fiscales pueden prescribir, es decir, después de un período específico, si no se han ejecutado acciones de cobro, la acción de cobro sobre estas deudas desaparece legalmente. Esto significa que quedas liberado de esa carga financiera que ha estado afectando tu vida.

    ARTICULO 197.- […] Transcurrido el plazo de tres años a que se refieren los artículos 200 y 201, prescribirá, en todo caso la acción del Fisco.

    Art. 197 inciso 3° del Código Tributario

    Pero, ¿cómo funciona exactamente? El artículo indica que después de tres años prescribe la acción del fisco. Con todo, esto no es automático y requiere que ciertas condiciones se cumplan. Complementan este artículo los artículos 200 y 201 del Código Tributario.

    Entender este aspecto del Código Tributario es crucial porque te ofrece una perspectiva y opciones que tal vez no sabías que tenías. En las siguientes secciones, profundizaremos en cómo puedes navegar este proceso y qué pasos debes seguir para posiblemente beneficiarte de esta disposición legal.

    La prescripción de deudas no es un mito; es una realidad legal que puede ofrecerte un nuevo comienzo.

    Prescripción ¿Cómo y Cuándo Opera?

    Es importante entender cómo y cuándo ocurre la prescripción de deudas con la Tesorería, pues esto no es automático, y hay varios factores clave que debes tener en cuenta para determinar si tu deuda fiscal puede ser sujeta a prescripción.

    1. Paso del tiempo e inactividad en el cobro. El tiempo es crucial. Según el Código Tributario, específicamente los artículos 200 y 201, la prescripción de una deuda con la Tesorería ocurre después de tres años. Pero, no es solo el paso del tiempo lo que cuenta; durante esos tres años, la Tesorería no debe haber iniciado acciones de cobro efectivas. Esto significa que si la Tesorería ha estado activamente intentando cobrar la deuda o si celebraste un convenio o realizaste abonos, el plazo para la prescripción probablemente se interrumpió (se resetea)
    2. Lo debes solicitar. No es automático. La prescripción no es un proceso que ocurre por sí solo; debes pedirla. Si crees que tu deuda fiscal podría estar sujeta a prescripción, necesitas presentar una solicitud para que el tribunal la declare. Este paso es vital porque la Tesorería no va a declarar la prescripción de una deuda por iniciativa propia, ni tampoco un tribunal.

    Interrupción de Prescripción y Excepciones

    Entender cómo es el proceso de prescripción de deudas con la Tesorería es solo el primer paso. Cada caso tiene sus particularidades, y hay excepciones y condiciones específicas que pueden influir en cómo y cuándo se aplica la prescripción.

    1. Uno de los factores más importantes a considerar son las acciones iniciadas por la Tesorería. Si en algún momento durante los tres años previos a tu solicitud de prescripción, la Tesorería ha tomado medidas activas para cobrar la deuda, como notificaciones de cobro o embargos, el contador del plazo de prescripción se reinicia. Esto significa que la inactividad de la Tesorería es clave para que el plazo de prescripción se cumpla.
    2. Otro aspecto crucial es el reconocimiento de la deuda. Si en algún momento reconoces la deuda, ya sea por escrito o mediante acciones que impliquen su aceptación, esto puede considerarse como una interrupción del plazo de prescripción. Por ejemplo, realizar un pago parcial o entrar en un convenio de pago con la Tesorería puede reiniciar el contador.
    3. El plazo se aumenta a seis años, si no se declaró el impuesto o si la declaración fue presentada de forma maliciosamente falsa.

    Es fundamental tener en cuenta estas particularidades y excepciones al considerar la prescripción de tu deuda con la Tesorería. Cada detalle cuenta y puede marcar la diferencia en tu capacidad para liberarte de la carga financiera. En la siguiente sección, exploraremos las implicaciones que tiene la prescripción para los contribuyentes y las empresas, proporcionándote una visión más amplia de cómo este proceso puede afectar diferentes situaciones.

    Pasos para pedir la Prescripción de deudas con Tesorería

    Si consideras que tu deuda con la Tesorería podría estar sujeta a prescripción, es esencial que sigas una serie de pasos para maximizar tus posibilidades de beneficiarte de esta opción legal. Estos pasos son críticos para navegar con éxito el proceso de prescripción y requieren atención al detalle y, por su puesto, asesoramiento legal especializado.

    1. Evaluación de la Deuda: Lo primero es tener un entendimiento claro de tu deuda. Esto incluye conocer el monto total, la fecha en que se originó la deuda y cualquier acción de cobro que haya tomado la Tesorería. Esta información te ayudará a determinar si la deuda está dentro del período de prescripción de tres años. Esto puede obtenerse a través de un certificado de deuda tributaria.
    2. Revisión de Acciones de Cobro: Analiza si la Tesorería ha tomado acciones de cobro durante el período de prescripción. Cualquier actividad, como notificaciones o medidas de cobro, puede afectar el inicio o la continuación del plazo de prescripción.
    3. Preparación de Documentación: Recopila todos los documentos relevantes que respalden tu caso. Esto puede incluir registros de tus interacciones con la Tesorería, recibos, notificaciones y cualquier otra correspondencia relacionada con la deuda.
    4. Consulta Legal: Considera obtener asesoramiento legal. Un abogado especializado en temas fiscales puede ofrecerte una visión clara de tus opciones y ayudarte a preparar una estrategia efectiva para solicitar la prescripción.
    5. Presentación de la Solicitud de Prescripción: Una vez que tengas toda la información y asesoramiento necesario, debes presentar una solicitud formal de prescripción ante la Tesorería. Esta solicitud debe ser clara, bien fundamentada y respaldada por la documentación adecuada. Hay dos oportunidades para hacerlo: a) como defensa en un juicio en tu contra que te haya sido notificado después de los 3 años. Para esto hay plazo de 10 dias; b) Si pasó el plazo de 3 años y no hay demandas notificadas en tu contra, se demanda como acción.
    6. Seguimiento del Proceso: Después de presentar tu solicitud, es importante hacer un seguimiento activo del proceso. Esto incluye estar atento a como Tesorería contesta la demanda y contestar a tiempo por si exponen antecedentes que desconocías.
    7. Planificación Fiscal Futura: Independientemente del resultado, es fundamental que tomes este proceso como un aprendizaje para una mejor planificación fiscal en el futuro. Asegúrate de entender tus obligaciones fiscales para evitar caer nuevamente en situaciones de deuda.

    En resumen, beneficiarse de la prescripción de deudas con la Tesorería requiere un enfoque cuidadoso y detallado. Al seguir estos pasos, aumentas tus posibilidades de resolver tus deudas fiscales de una manera que te permita avanzar hacia una situación financiera más estable y segura.

    Conclusiones

    Al concluir nuestra exploración sobre la prescripción de deudas con la Tesorería, es importante enfatizar que este proceso ofrece una oportunidad para aquellos que se encuentran agobiados por obligaciones fiscales antiguas. La posibilidad de prescribir una deuda es una herramienta valiosa dentro del sistema legal, brindando un alivio potencial y un nuevo comienzo para muchos contribuyentes.

    Sin embargo, es crucial recordar que la prescripción no es una solución automática ni aplicable a todas las situaciones, puede que incluso en algunos casos sea mejor analizar las opciones que entrega la ley 20.720. Se debe hacer un análisis cuidadoso de tu situación específica, una comprensión clara del marco legal y, a menudo, la guía de un profesional legal.

    Recuerda, en el camino hacia la resolución de tus deudas fiscales, no estás solo. Hay recursos y profesionales dispuestos a ayudarte a encontrar la mejor solución para tu caso particular. Si te encuentras en esta situación y necesitas asesoría, no dudes en contactar a nuestro equipo para obtener la orientación y el apoyo que necesitas.

    #CONTÁCTANOS
    Ponte En Contacto Con Nosotros

    Artículos Relacionados

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *