Ley 20.720 en Chile ¿Cómo Te Puede Ayudar?

ley 20720

Escríbenos.

¿De Qué Hablaremos?
    Add a header to begin generating the table of contents

    La Ley 20.720, sobre Reorganización y Liquidación de Empresas y Personas, es una normativa fundamental en el ámbito legal chileno. Esta ley ha sido diseñada para abordar situaciones de insolvencia financiera tanto de empresas como de personas naturales, y ha establecido varios procedimientos con el objetivo de reorganizar, liquidar o renegociar deudas. En este artículo, exploraremos detenidamente los procedimientos contemplados por la Ley 20.720, prestando especial atención a sus aplicaciones en el contexto de empresas y personas naturales.

    Procedimiento de Reorganización: Vía para Empresas en Dificultades

    El procedimiento de reorganización es una herramienta concursal que está diseñada específicamente para empresas en dificultades financieras. Su principal objetivo es permitir que una empresa continúe operando bajo la supervisión de un veedor, quien toma el control de la empresa y trabaja en busca de acuerdos de pago con sus acreedores. Este proceso tiene como fin reorganizar la empresa, restablecer su solvencia y evitar su liquidación.

    Bajo el procedimiento de reorganización, la empresa puede proponer un acuerdo a sus acreedores, el cual debe ser aprobado por una mayoría de ellos. Este acuerdo puede implicar la reestructuración de las deudas, la ampliación de plazos de pago, entre otras. Si el acuerdo es aprobado y se cumplen sus términos, la empresa puede evitar la liquidación y continuar sus operaciones de manera sostenible.

    Liquidación Voluntaria de Empresa Deudora: Fin de un Ciclo

    En casos en que la reorganización no sea viable o no sea aceptada por los acreedores, la Ley 20.720 contempla la opción de la liquidación voluntaria de la empresa deudora. En este procedimiento, se designa un liquidador que se encarga de vender los bienes de la empresa y pagar a sus acreedores con los fondos obtenidos por la venta de dichos activos. El objetivo final es dejar las deudas de la empresa en cero, aunque la empresa dejará de existir y aunque el monto obtenido por la venta de sus bienes no alcance a pagar todo.

    La liquidación voluntaria es una alternativa que permite a la empresa poner fin a sus operaciones de manera ordenada, cumpliendo con sus obligaciones pendientes y evitando una liquidación forzosa que podría ser más perjudicial para los acreedores y la empresa misma.

    Liquidación Forzosa: La Última Opción del Acreedor

    La liquidación forzosa es un procedimiento previsto por la Ley 20.720 que otorga a los acreedores una herramienta para solicitar la liquidación de una empresa deudora en caso de incumplimiento de una deuda contenida en un título ejecutivo, falta de respuesta a dos títulos ejecutivos o la desaparición repentina de los representantes de la empresa sin designar un responsable.

    Este proceso se inicia con una demanda del acreedor ante el tribunal competente, y si se cumplen los requisitos legales, la empresa será liquidada, y los activos se venderán para pagar a los acreedores en el orden establecido por la ley.

    Renegociación de la Persona Deudora: Alivio para Personas con Deudas

    La Ley 20.720 también ofrece un mecanismo de renegociación para personas naturales que enfrentan dificultades financieras. Cuando una persona busca una renegociación, puede presentar una solicitud ante la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento, que designará a un representante que negociará con los acreedores en su nombre. Este proceso tiene como objetivo alcanzar un acuerdo que permita al deudor pagar sus deudas de manera más manejable y evitar una liquidación. En definitiva, pagar, pero lo que se puede.

    Liquidación Simplificada de Personas Naturales y Microempresas

    La liquidación simplificada es un procedimiento más expedito diseñado para personas naturales, microempresas y PYMEs. En este caso, se venden los bienes embargables del deudor y se utilizan los fondos obtenidos para pagar las deudas hasta donde alcance, dejando las deudas en cero. Es una opción que brinda un proceso más rápido y eficiente en comparación con la liquidación tradicional o antes de las reformas a la ley 20.720.

    Liquidación Forzosa Simplificada

    Este procedimiento, al igual que la liquidación forzosa, permite la liquidación de una empresa deudora, pero en un formato más simplificado y ágil, destinado a microempresas y PYMEs. Se enfoca en la venta de activos para satisfacer las deudas pendientes de la empresa, evitando procesos prolongados.

    Reorganización Simplificada

    Finalmente, la reorganización simplificada tiene como objetivo aplicar el proceso de reorganización a microempresas y PYMEs de manera más expedita. Esto les brinda la oportunidad de reestructurar sus deudas y continuar operando de manera sostenible.

    Conclusión

    La Ley 20.720 en Chile proporciona una amplia gama de procedimientos concursales diseñados para abordar situaciones de insolvencia financiera en empresas y personas naturales. Cada uno de estos procedimientos tiene sus propias características y aplicaciones específicas, lo que permite a quienes enfrentan dificultades financieras encontrar una solución que se adapte a su situación.

    Si necesitas orientación o asesoría sobre cómo aplicar alguno de estos procedimientos, no dudes en contactarnos. Nuestro equipo está para ayudarte a beneficiarte de la Ley 20.720 y encontrar la mejor solución para su situación financiera.

    No dejes que las deudas lo abrumen; estamos aquí para ayudar.

    Contáctanos.

    Artículos Relacionados

    2 comentarios en “Ley 20.720 en Chile ¿Cómo Te Puede Ayudar?”

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *