Declaración de Bien Familiar en Chile

declaración de bien familiar

La declaración de bien familiar en Chile es un procedimiento llevado ante los Tribunales de Justicia de Familia y  es frecuentemente utilizada para asegurar que dicho inmueble que sirve como residencia de la familia no pueda ser vendido o dado en arriendo limitando así las posibilidades de administración y disposición del cónyuge dueño(a) o propietario(a).

Esta declaración de bien familiar tiene como objetivo proteger el núcleo familiar, asegurando la mantención del hogar físico.

Qué es un Bien Familiar en Chile

Según nuestro Código Civil, podrá declararse como bien familiar la propiedad de cualquiera de los cónyuges que sirva de residencia principal de la familia, y los muebles que se encuentren en ella.

Como «Bienes Familiares» entendemos aquellos bienes inmuebles de propiedad de uno o de ambos cónyuges, que en ciertas circunstancias, pueden ser considerados esenciales para la adecuada subsistencia de la familia, restringiéndose los derechos que sobre ellos corresponden a su titular, sea por una resolución judicial, sea por un acto unilateral de uno de los cónyuges.

La declaración de bien familiar impide que el «Bien» en cuestión pueda ser vendidos, arrendados o gravado (dados en hipoteca, o prenda si son muebles), sin la autorización específica y por escrito del cónyuge no propietario.

¿Cuál es el objetivo de este procedimiento?

El objeto de la declaración de bien familiar es obtener una sentencia judicial que resguarde expresamente la casa que sirve de residencia principal a la familia y los bienes muebles que la guarnecen.

La Corte ha declarado que el objeto de la declaración de bien familiar es proteger el núcleo familiar, por la vía de asegurarle la mantención del hogar físico, ante conflictos o desavenencias que pudieran poner fin a la vida en común entre los cónyuges.

Esta declaración tiene como base la protección de la familia, como deber que tiene fundamento constitucional, implica asegurarle la mantención de la vivienda donde ha desarrollado su vida, a fin de que frente a la ruptura, se permita la continuación normal de la vida de sus miembros, como garantía o protección para el cónyuge que tiene a su cargo el cuidado de los hijos.

En consecuencia, esta institución permitirá entonces que el inmueble de cualquiera de los cónyuges que sirva de residencia principal a la familia, como también los muebles que éste contiene, puedan ser declarados «bienes familiares«. Para tal objeto cualquiera de los cónyuges puede presentar una demanda en que así lo solicite (tanto el propietario como el no propietario), y con la sola presentación el bien de que se trate se transformará provisoriamente en «bien familiar«. Luego de la presentación, el juez, en procedimiento breve y sumario, a solicitud de cualquiera de los cónyuges y con citación del otro, hará la declaración, la que se anota en el Conservador de Bienes Raíces al margen de la inscripción de la propiedad.

¿Quienes pueden solicitar la declaración de bien familiar?

La declaración de Bien Familiar, la puede solicitar cualquiera de los cónyuges, por regla general la solicita, quién tiene a su cuidado a los hijos, o el que no es dueño de a propiedad a declarar.

Es importante señalar que la calidad de Bien Familiar presupone la existencia de vínculo matrimonial.

Usted debe estar casada (o casado) para pedir la declaración.

Ahora bien, si el bien fue declarado bien familiar antes el Divorcio, la afectación subsiste como tal después de la disolución del matrimonio, mientras el bien no sea expresamente desafectado.

¿Cuáles son las ventajas de la declaración de un bien familiar?

Las ventajas de declarar un bien familiar son las siguientes:

  1. Asegurar a la familia un lugar donde vivir y desarrollar sus fines; materiales, espirituales y todas las cosas para las que uno necesita un hogar.
  2. Estos bienes no se podrán enajenar o gravar sin autorización del cónyuge que pidió la declaración del bien como familiar.

¿Bajo qué Régimen Matrimonial debo estar casado para realizar la solicitud?

Los cónyuges pueden estar casado, bajo cualquiera de los regímenes matrimoniales, no importa si están casados en sociedad conyugal, con separación de bienes o bajo el régimen de participación en los gananciales.

Requisitos que se deben cumplir para que la propiedad pueda ser declarada bien familiar.

  1. La existencia de un inmueble de propiedad de cualquiera de los cónyuges, sin importar el Régimen de Bienes del matrimonio, esto es, sociedad conyugal, separación de bienes o participación en los gananciales.
  2. Que dicho inmueble sirva de residencia principal de la familia. Cuando uno de los cónyuges queda viviendo con los hijos, no hay mayor dificultar en entender que allí se encuentra «la familia».

¿Qué documentos requiero para la declaración?

Los documentos mínimos solicitados por el tribunal familiar al momento de realizar la solicitud son los siguientes:

  • Certificado de matrimonio.
  • Certificado de nacimiento de los hijos en común.
  • Certificado de residencia del núcleo familiar.
  • Certificado de dominio vigente del inmueble, emitido por el Conservador de Bienes Raíces
  • Certificado de Hipotecas y Gravámenes emitido por el Conservador de Bienes Raíces

¿Son embargables los bienes declarados?

Es fundamental tener en cuenta que al declarar tus bienes no significa que estos queden libre de posibles embargos. De acuerdo a esto, el código civil establece que la constitución del bien como bien familiar no perjudicará a los acreedores que el cónyuge propietario tenía a la fecha de su constitución (la que será, en el caso de los inmuebles, la fecha de la inscripción de los derechos).

En otras palabras, estos derechos reales de goce no podrán serle oponibles a los acreedores que se tenían antes de que el bien fuese declarado como familiar. Por otro lado, al declarar un inmueble como bien familiar, siempre se procederá primera a embargar y ejecutar otros bienes del deudor o deudora, dejando para el final los bienes declarados como familiares.

Efectos que tiene la declaración de Bien Familiar

  1. La declaración de bien familiar, no altera la titularidad del derecho de propiedad (el cónyuge propietario sigue siéndolo).
  2. La declaración de bien familiar no afecta la facultad de goce de la propiedad. Lo que resulta afectado por la declaración es la gestión del «Bien Familiar«, es decir, la facultad para realizar actos de disposición (como venderlo) y de administración. La gestión, pasa a ser compartida por los cónyuges.

Una de las preguntas más frecuentes, frente a la declaración del bien familiar, es si, como efecto de la declaración, el cónyuge beneficiado, pasa a ser dueño de la propiedad, y la respuesta es NO, puesto que la calidad de Bien Familiar no altera el derecho de dominio, pero si, restringe o limita las facultades de administración y disposición.

¿Cómo pierde la condición de bien familiar?

Si deseas que un inmueble pierda su condición de bien familiar tras haberlo declarado, tendrás que tener en cuenta que dicho proceso deberá ser:

  1. De común acuerdo
  2. Por resolución judicial que declara que el inmueble no sirve de residencia principal para la familia
  3. Por enajenación voluntaria o forzada del bien familiar.

Hay que establecer que el Divorcio, no elimina la calidad de bien familiar, sino que esto debe hacerse frente a una solicitud ante el tribunal.

La demanda de Declaración de Bien Familiar, así como las demandas de Pensión de Alimentos o de visitas son procedimientos que buscan proteger al cónyuge que tiene a su cargo el cuidado de los hijos y en el caso de la Declaración de Bien Familiar asegurar la mantención del hogar físico a los hijos, ante conflictos o desavenencias que pudieran poner fin a la vida en común entre los cónyuges.

Es importante considerar que para realizar esta gestión debes contar con el Patrocinio de un Abogado.

#Contáctanos

Ponte En Contacto Con Nosotros

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.